MÁS QUE UNA ENFERMEDAD

A primera vista no me ocurre nada. No tengo dolores, ni fiebre. Sólo me sucede que vivo minutos eternos de lamento, segundos imborrables de lágrimas, horas llenas de rabia. Preguntas sin respuesta. Deseos de huir, noches sin dormir, ganas de rendirme, sensación de suciedad, desesperación, esclavitudes mentales.

Es duro aceptar la realidad, ver que las cosas no son como espero, que todo mi mundo se derrumba en un instante y, en ese instante, me siento tan frío como una piedra. No es sencillo vivir así, vivir con lágrimas en los ojos, con miedos constantes, con gritos ahogados, con angustia. Eso no es vivir, pero siempre hallo consuelo pensando que la vida continúa, que puedo tener fe en mí y ser capaz de derretir ese bloque de hielo, aunque luego ni me queden fuerzas para intentarlo.

Todos hemos llorado, todos hemos sentido miedo, hemos reído de felicidad, nos hemos enamorado, hemos perdido ilusiones y hemos ganado batallas. También hemos experimentado el dolor por estar solo.

Supongo que estas primeras palabras lo resumen todo. ¿Quién no se ha sentido alguna vez así?, ¿quién no ha pasado por ello? Yo he atravesado por todas esas sensaciones en demasiada profundidad y creo que aún sigo atravesando.

Más allá de estas tristezas y penas, hay estados de ánimo que se prolongan y profundizan el descenso del tono del humor, ponen en riesgo la salud y hasta la vida de quien los padece.

Son miles los detalles que me han conducido a esta situación. Granito a granito se fue construyendo una montaña que, al final, pudo conmigo. A esa montaña le puso nombre y apellidos un especialista médico: depresión.

Incontables han sido las veces que he dicho: “Prefería cualquier otra enfermedad antes que ésta”.

Muchos son los especialistas médicos que señalan que esa frase permite valorar la magnitud del tormento de la persona deprimida.

La depresión afecta a personas de todos los colores, razas, posición económica y edad. No hay duda alguna, soy parte de esas personas, aunque parezca vivir en circunstancias relativamente ideales.

Esta es mi historia y quizás existan muchas iguales, pero sólo los que la vivimos, sabemos cómo se escribe, por mucho que consultes libros o páginas web.

La mía aquí te la escribiré.


miércoles, 23 de junio de 2010

"Gracias por pensar en mí"... una canción con mucho significado

"Hoy mi tristeza no es pasajera,
traigo fiebre de la verdadera.
Y cuando llegue la noche,
cada estrella parecerá una lágrima.

Y no me digas nada.

Quisiera ser como todos,
pasar feliz por la vida
o fingir que estoy siempre bien.
Ver el color de cosas con humor.

Y no me digas nada.

Que lo malo siempre pasa, el futuro será bueno, todo pasa.

Cuando todo está perdido, siempre queda una salida.
Cuando todo está perdido, siempre brilla una luz.

Mañana es otro día mejor, pero hoy por qué me siento así.
Baja del cielo un ángel triste cerca de mí.
Y esta fiebre que no cesa y mi sonrisa se seca.

Cuando todo está perdido, siempre queda una salida.
Cuando todo está perdido, siempre brilla una luz.

No me digas nada.

Mírame en silencio... y muchas gracias por pensar en mí...
"

3 comentarios:

Chipi Chipi dijo...

Me encanto lo que subiste!por que escribis tan espaciadamente??una pena porque es lindo leer estas cosas...
Un abrazo desde Argentina!!
Besote

Depresiva Anónima dijo...

Muy buena pagina, luchemos juntos contra la depresion, quienes la sufrimos y quienes quieran ayudar. Visiten mi blog http://depresivaanonima.blogspot.com , se trata sobre mi vida con ella, espero les ayude. Saludos.

Davi Masue dijo...

se que se siente feo tener esa enfermedad yo no voy a ningun especialista pero se que tengo algunos sintomas y son bastantes pesados... casi no me permiten ser feliz... y de hecho casi terminan con mi vida... saludos